En la comarca del Altiplano, concretamente en la ciudad de Jumilla, nace en 1915 el proyecto de una almazara. Manuel Hernández fue su fundador y, a día de hoy, son sus bisnietos los que continúan al frente de la actividad.

Guiándonos de los valores de nuestros antepasados, la principal misión que tenemos es ofrecer un aceite de oliva virgen extra de primera calidad, elaborándolo de manera mecánica y potenciando la esencia, aromas y color que caracterizan al producto.

En el año 2015 y con la idea de ampliar el negocio pusimos en marcha un nuevo proyecto: se instala una línea de partido y descascarado de almendra.

Así pues, a día de hoy las dos actividades tienen la misma importancia para nosotros. Nuestro principal objetivo es seguir dando el mejor trato a nuestros proveedores y los mejores productos a nuestros clientes.